8 consejos: cambiar de seguro de salud o medicina prepagada. Blog PR

8 consejos: cambiar de seguro de salud o medicina prepagada​.

8 consejos: cambiar de seguro de salud o medicina prepagada. Recuerda que si estamos debidamente guiados y asesorados, es posible, y puede ser un proceso sencillo gracias a las nuevas opciones en coberturas, precios y servicios.

(Este blog se actualizó por última vez en enero de 2024).

No obstante, el afán de los vendedores de cambiarnos o la frustración que tenemos con el proveedor actual (que nos hace querer cambiar de inmediato), nos hacen tomar decisiones realmente deficientes que pueden tener consecuencias muy serias para la protección de la salud de nuestra familia.

Debemos tener en cuenta estos 8 consejos para cambiar de proveedor de medicina prepagada y/o seguro de salud, nos evitarán malos ratos y riesgos cuando vayamos a hacer el cambio:

1.

Si tienes una preexistencia material no te cambies de proveedor.

Si hemos tenido cáncer, infartos, trasplantes de órganos, derrames, o tenemos diabetes, Parkinson, Alzheimer, fallas renales, enfermedades congénitas, entre otras, NO VAYAMOS A CAMBIAR DE PROVEEDOR.

Alternativa: podemos cambiar a las personas que no tienen problemas de salud de proveedor, dejando a las personas con problemas de salud con el proveedor actual.

2.

Si tienes más de 60 años, no es recomendable el cambio.

ES TARDE PARA CAMBIAR DE PROVEEDOR, nuestra recomendación es que sigamos con el proveedor actual, pues el cambio es engorroso, costoso, riesgoso en cobertura e incierto en resultado.

Alternativa: las personas menores de 60 años de un grupo familiar puedan cambiarse y dejar a las personas mayores con el proveedor actual.

3.

Ni un día sin cobertura.

Si nos quedamos un día sin cobertura inmediatamente perdemos muchos beneficios, como cobertura de congénitas y antigüedad. Si tenemos una preexistencia, podemos inclusive quedarnos sin cobertura para siempre.

NO SE PUEDE CANCELAR UN PROVEEDOR, SIN TENER CERTEZA SOBRE NUESTRA ACEPTACIÓN EN LAS MISMAS CONDICIONES CON UN NUEVO PROVEEDOR.

4.

Sin antigüedad, ni pio.

Debemos garantizar que el nuevo proveedor nos vincule con la misma antigüedad con la que venimos con nuestro proveedor actual. No perder la antigüedad es importante, pues no aplican periodos de carencia* con el cambio (muchas cosas quedan descubiertas por periodos o para siempre).

*Periodos de carencia: tiempo en el cual no cubre un seguro algún evento. Ejemplos: cáncer, suicidio, parto, entre otros.

8 consejos: cambiar de seguro de salud o medicina prepagada. Blog PR

5.

La verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad.

Cuando solicitemos el cambio proveedor debemos decir TODO respecto al estado de nuestra salud y la de los miembros de la familia. Cualquier omisión puede tener consecuencias de cobertura.

Alternativa: contar una persona que nos ayude a llenar el formulario para efectos de no omitir cosas materiales y no declarar cosas inmateriales.

6.

No aceptes exclusiones.

Algunos cambios generan exclusiones, la mayoría son inaceptables, pues desmejoran la cobertura.

Alternativa: algunas exclusiones pueden revisarse con equipos médicos y legales.

7.

Evita colectivas y agrupadoras.

Estar en una colectiva tiene sus puntos delicados y rara vez es recomendable (salvo subsidio del empleador de más del 50%), por las siguientes razones:

– El que escoge el proveedor es el tomador (es posible empezar cobertura en un plan excelente, con el respaldo de una gran empresa y terminar al cabo de los años en planes insuficientes e indebidamente respaldados).

– La edad y la siniestralidad de toda la colectiva sustentan los precios, podemos iniciar con un precio extraordinario y terminar pagando más (es lo normal, salvo empleadores, de resto colectivas y agrupadoras tienden a subir por encima del IPC de la salud).

– En cualquier momento terceros pueden terminar, o la relación que nos da derecho a la colectiva o la misma colectiva.

– Hay muchas agrupadoras ilegales o bajo investigación, y hay riesgo de perder cobertura/condiciones/precio.

– Si nos siniestramos (enfermedad seria o similar), no podemos cambiar de proveedor en el futuro y nos toca seguir casados con el proveedor de turno de la colectiva.

– El pago de seguros de salud y prepagadas es deducible de renta, de manera que la colectiva puede implicar perder beneficios tributarios o no aprovecharlos, teniendo al final un efecto negativo en el balance familiar.

– El tomador nos puede excluir, sin tener en cuenta nuestra situación particular. En las agrupadoras es común que dejen sin cobertura familias siniestradas, para mejorar las condiciones del grupo ilegalmente formado.

8.

No dudes de las técnicas de retención.

Algunos proveedores, para evitar el cambio, pueden decir que:

– Pierde la antigüedad: FALSO

– Los seguros los cancelan cuando usted se enferma: FALSO

– El certificado de preexistencia y antigüedad se demora 2 meses: FALSO

– Si se salen los hijos, los papás no se pueden quedar solos: FALSO (salvo agrupadoras)

– Si se salen los otros familiares, las personas enfermas no puede continuar: FALSO (salvo agrupadoras)

PARA TENER EN CUENTA: 

Hay leyes que nos protegen y garantizan que podemos hacer estos cambios de forma segura y en la forma que más nos convenga a nosotros. Recuerda estos 8 consejos y presta especial atención a la antigüedad y las preexistencias.

¿Estás pensando en cambiar de proveedor de medicina prepagada o de seguro de salud? Por favor escríbenos a colectivos@proteccionderiesgos.comnuestro grupo de expertos te apoyará sin ningún costo para ti.

Scroll al inicio